¿QUÉ HERRAMIENTA ME FALTA?


“La constancia y la disciplina: receta para generar nuevos hábitos”




Cuando nos cuestionamos nuestros resultados actuales significa que empezamos a darnos cuenta sobre lo que queríamos obtener pero que no lo tenemos en este momento, y en ese preciso instante cuando es necesario tomar acción para poder generar los cambios que nos permitan obtener los resultados deseados; todo esto en base de conscientizar sobre los beneficios de integrar nuevos hábitos a nuestra vida.


Elegir que hábito requieres depende de tus necesidades tanto personales como profesionales, ya que esto es muy individual y tiene que ver con lo que tu quieres lograr en tu vida personal y también lo que quieres alcanzar en el ámbito laboral, siendo muy proactivos y muy optimistas. Y que pasa cuando no lo es así… Entonces vas a realizar estos cambios porque los problemas ya escalaron un nivel de urgencia por “cambiar o salvar” una situación en la que los efectos ya rebasaron la posibilidad de continuar ignorándolos, ya sea en tu vida personal o profesional.


Independientemente de el “cómo” llegaste a la conclusión de que los hábitos, herramientas, conocimiento, creencias y otros, no te están facilitando obtener las metas planteadas, entonces ¿qué necesitas implementar en tu vida para que dichos resultados sean una realidad tangible?


El primer hábito que hayas pensado mientras leías las líneas anteriores te va a ser de utilidad, pero, más importante aún ¿estás dispuesto a integrar un nuevo hábito? porque desafortunadamente una cosa es ver que algo esta mal, que algo se puede hacer mejor, pero otra muy distinta es hacer lo que nos corresponde hacer para que eso suceda, y ahí, es donde la mayoría se queda analizando los “por que” en lugar de los “cómo debo hacerlo”, por ese motivo trabajar en conscientizarse es la única forma que te permitirá tomar acción definitiva.


Cuando no somos conscientes sobre un tema, lo más probable es tener una idea errónea, es actuar incluso en contra de nosotros mismos y otros; y, también tener una idea vaga de la relación de causas y efectos sobre dicho tema en nuestra vida, es decir, no estamos seguros en como esto nos está afectando y esto da como resultado apatía, ignoracia e indecisión sobre si es necesario tomar acción o no. Lo cual lo único que aumenta son las consecuencias y la gravedad del problema en sí mismo y por lo tanto, incluso la posibilidad de poder hacer algo al respecto sin que sea demasiado tarde.


Para que podamos integrar un nuevo hábito, lo más importante para iniciar es: por una parte reconocer todos los beneficios de ese nuevo hábito y también lo es distinguir todo lo que nos ha obstruído el no contar con él, para tener muy en claro lo útil que sería contar con el y que no podemos regresar a los viejos hábitos que no son productivos en tu vida personal o profesional nuevamente. También es imprescindible que dicho hábito sea transcendente en nuestras vidas, sino será muy difícil de implementar y mucho menos de conservar.


Los secretos más conocidos para crear un hábito: la constancia y la disciplina. Se obvian mucho pero al final no se practican y sin constancia no es posible ver resultados, y sin disciplina obtendremos solo parcialmente todos los beneficios.


“La constancia y la disciplina: receta para generar nuevos hábitos”


Colaboración especial como Columnista en la sección de Capital Humano gracias a Mario Hernández de la Agencia bajo su mismo nombre y con página web: www.agenciamariohernandez.com, Ex colaborador de negocios en las revistas Expansión, Entrepreneur y Forbes Centroamérica. Reportero económico en los periódicos El Economista y Capital de México

Mis redes

https://www.linkedin.com/in/heiddy-castillo-34684916b/

https://www.facebook.com/heiddy.castillo.31

https://www.instagram.com/heiddy.castillo/

https://twitter.com/HeiddyCastillo


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo